Roscón de Reyes: receta rápida y muy fácil. ¡Éxito asegurado!

He intentado durante años hacer un roscón de Reyes decente y no lo había conseguido hasta ahora… No subían, se quedaban duros, no sabían a rosco… ¡Hasta ahora! Este nuevo método, infalible, consiste en preparar la masa a última hora de la tarde/noche y hornear por la mañana, justo para desayunar.

Doy las gracias desde aquí por los ingredientes y sus proporciones al blog Javi Recetas.

¡OJO! Esta receta es para un rosco bastante grande. Salen unas 8 porciones hermosas. Para hacerlo más pequeño, basta con dividir a la mitad la cantidad de ingredientes; la elaboración es la misma.

Roscón de Reyes para 6-8 personas
Autor: 
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Comensales: 8
 
Ingredientes
  • 650 gr de harina de fuerza
  • 30 gr de levadura fresca de panadero
  • 250 ml de leche
  • 200 gr de azúcar
  • 140 gr de mantequilla
  • 1 naranja
  • 3 huevos
  • 3 cucharadas grandes de agua de azahar
  • ½ cucharadita de sal
  • fruta escarchada, almendras laminadas, azúcar perlado

 

Elaboración

  1. Lo primero de todo es activar la levadura. Para ello es necesario desmigar el bloque en la leche templada (ojo, no caliente). Basta con un toque de unos 10-15 segundos en el microondas. Lo dejamos reposar unos minutos (mientras hacemos el paso número 2).
  2. Mete en un bol la harina (sin tamizar, ¡a lo loco!), el azúcar, la yema de huevo (o yemas si estás haciendo el rosco grande), la ralladura de naranja y las dos cucharadas grandes de agua de azahar.
  3. Derrite la mantequilla en el microondas (con 20-30 segundos es más que suficiente) o en la sartén, pero deja que se enfríe un poco antes de añadirla a la mezcla.
  4. Añade la pizca de sal y revuele todo lo que tenemos en el bol un poco.
  5. Haz un hueco en el centro de la mezcla y vete añadiendo poco a poco la leche con levadura que preparaste en el paso 1. Amasa con una cuchara/rasqueta o el utensilio que prefieras hasta que la masa se vea uniforme (en este punto cuesta bastante moverla con la cuchara).
  6. Espolvorea un poco de harina (sólo unos gramos, de lo contrario engordarás la masa y cambiarás las proporciones de la receta) en una superficie limpia y vuelca la masa.
  7. Amasa hasta que la mezcla no se pegue (o lo haga muy poco). A veces bastan un par de minutos, a veces un poco más. La masa estará lista cuando la veáis uniforme.
  8. Haz una bola y métela de nuevo en el bol. Tápalo con papel film para que no se seque.

Primer levado

Hasta aquí sería la forma de elaboración tradicional. A continuación expongo lo que hago yo en casa y que me ha funcionado muy bien siempre… Dejo la bola reposar dentro del horno (apagado, por supuesto) durante 1 hora más o 1 hora y media, hasta que llega la hora de irme a la cama.

Amasado final y forma

  1. Prepara la bandeja donde vayas a hornear; coloca sobre ella papel de horno.
  2. A veces utilizo un molde metálico redondo para colocar en el centro y evitar que el rosco se cierre. Si lo vas a utilizar, úntalo de aceite para que después sea fácil sacarlo.
  3. Saca la bola del bol y amasa de nuevo durante un par de minutos.
  4. Dale forma al rosco. Este paso requiere mucha práctica. No hay que conseguir un agujero muy grande porque el rosco quedará muy fino, ni muy pequeño porque se cerrará… Lo que yo hago es colocar la bola bien amasada en el centro de la bandeja, aplasto un poco, hago un agujero con los dedos… Y voy haciendo el hueco más grande girando la masa poco a poco desde el centro hacia fuera.
  5. Y sin hacer nada más… Déjalo así dentro del horno (¡apagado!) hasta la mañana siguiente.

Pintado y adornos

  1. A la mañana siguiente, lo primero de todo, enciende el horno a 180º.
  2. Ahora sí que podréis ver todo lo que ha subido vuestro rosco. El tamaño que tendrá en este momento es parecido al que tendrá finalmente (aún subirá un poco más en el horno). Píntalo con un huevo batido y un pincel.
  3. Adorna con fruta escarchada (al gusto), con almendras laminadas y con azúcar perlado (si no tienes, puedes hacer un apaño poniendo en un bol un puñado de azúcar y unas gotas de agua).
  4. Cuando el horno esté lo suficientemente caliente, mete el rosco y déjalo a 160º aproximadamente 20-30 minutos. Dependerá mucho de vuestro horno y del tamaño de la masa… Estará listo cuando lo veáis dorado.

 

¡¡A comer!!

Si te has atrevido a seguir esta receta… ¡Cuéntamelo en tus comentarios!

 

Laura Alonso Fernández
claragfc@gmail.com

Soy maestra de Educación Primaria en un colegio de un pequeño pueblo de Cantabria. Me gusta hablar y leer sobre educación, me apasionan los cacharros (AKA nuevas tecnologías), la música, los animales y el cómo y el por qué de las cosas.

Sin comentarios

Envía un comentario

Puntúa esta receta:  

Pin It on Pinterest